05
Jun

JAVIER RIERA

Nacido en Avilés, Asturias, estudió Bellas Artes en Salamanca y completó su formación en los Talleres de Arte Actual del Círculo de Bellas Artes de Madrid. Su trayectoria artística hasta 2008 se desarrolló en el ámbito de la pintura. Posteriormente, con motivo de su exposición en el Museo Reina Sofía, expone por primera vez fotografías de paisajes intervenidos e inicia una línea creativa que ha ido evolucionando hasta hoy.

El trabajo de Javier Riera se basa en proyecciones de luz de forma geométrica, realizadas directamente sobre la vegetación y el paisaje. Utiliza la fotografía como medio de registro, sin manipulación en ordenador. Su trabajo se basa en una experiencia de intervención real sobre “el espacio y el tiempo del paisaje”, que le aproxima a las propuestas del Land Art.

La relación entre geometría y naturaleza adquiere un carácter meditativo, apelando a la convivencia del público con el poder de sugerencia de la modificación del paisaje a la que asiste, que aspira a ampliar su percepción, tendiendo puentes hacia cualidades y dimensiones ocultas de los espacios en los que se produce. Riera entiende la geometría como un lenguaje natural anterior a la materia, capaz de establecer con ella un tipo de resonancia sutil y reveladora.

Entre sus exposiciones institucionales destacan Noche Áurea en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (2008); Secuencias, Museo Barjola ( 2010); Sincronicidad del DA2 de Salamanca (2014); Luz Vulnerada, Centro Niemeyer (2015); Sector Primario, MUSAC (colectiva 2015); Luz natural. Un vacío siempre distinto, CAB de Burgos (2018) o Bonaval, CGAC Santiago de Compostela (2018).

En relación a su trabajo en espacios públicos, Javier Riera ha realizado intervenciones puntuales para Photoespaña, el MUSAC o el CAB de Burgos. Destacan intervenciones como Alameda llum (2012), en la que once de sus instalaciones permanecieron durante dos meses en los Jardines del Turia o Gráficos Paramétricos (2017) en el Jardín Botánico de Madrid, como parte de Luna de Octubre, que recibió más de 6.000 visitantes. Ha realizado intervenciones en lugares como Annecy, Francia (2018/ 2019) o el Karlovo Námestí Park de Praga (2016). En 2018, interviene en los jardines de Bonaval anexos al CGAC. En 2019, participa en UMBRA Vitoria-Gasteiz con un trabajo para los Jardines de la Florida.

Su obra se encuentra presente en colecciones públicas y privadas: Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Fundación Cajamadrid, Fundación Princesa de Asturias, Colección Banco de España, DA2 Domus Artium o la Nueva colección Pilar Citoler.

En Salamanca trabaja con la galería Adora Calvo.

Espacio: Catedral Nueva (Plaza de Anaya)

Obra: Hacer leve la tierra

“Hacer leve la tierra” es el título de la obra creada por Javier Riera. El artista ha encontrado inspiración en el libro El aire y los sueños, donde Gaston Bachelard hace referencia al sueño de vuelo como una transmutación de los valores: “Para volar con la imaginación, nuestro ser debe de convertirse de terrestre en aéreo. Entonces hará leve toda la tierra”.

En palabras de Javier Riera, “En la información que recibimos acerca del calentamiento global y la destrucción medioambiental, a menudo las referencias más llamativas se localizan en lugares lejanos de Europa, como los polos o las selvas milenarias de Latinoamérica. Sin embargo, la desaparición paulatina de los pájaros en nuestro entorno directo no parece apreciarse pese a que diversos estudios científicos estiman que, en los últimos treinta años, el número de pájaros de especies comunes de Europa se ha reducido un 57 por ciento”.

“Al grave perjuicio ecológico -continúa Riera – se añade la perdida de una dimensión simbólica fundamental de nuestra psique que tiene, desde tiempos ancestrales, un imaginario intenso en relación con los pájaros y el mundo metafórico que generan. El vuelo, la elevación o la caída, la ligereza concedida por las alas, la capacidad de atravesar la amplitud del cielo o la migración con las estaciones han movilizado intensamente la mente y las emociones del ser humano desde sus inicios. Los pájaros son parte de la historia de la poesía, la literatura, la pintura y la música, porque están en el imaginario colectivo como un elemento de movilidad simbólica profunda. Si su presencia es parte de nuestro modo de no sentirnos aplastados contra la tierra, su ausencia nos abandona a nuestra propia gravedad sin límites; es la mutilación silenciosa de una parte esencial de nuestra intimidad, aquella que aún concibe al ser humano como parte de la naturaleza”.

En su trabajo, Javier Riera busca generar una experiencia que califica como “resonancia”. La sinergia entre dos lenguajes visuales aparentemente opuestos como son la precisión de la geometría y la irregularidad del paisaje y que, sin embargo, dan lugar a un tipo de armonía sutil y reveladora. Así, Riera entiende la geometría como un lenguaje natural anterior a la materia y explica que, cuando encuentra la geometría adecuada para un lugar, esta se convierte en la llave que abre una experiencia de visibilidad transformadora, mostrando una dimensión de ese espacio que antes permanecía oculta. Los dibujos con los que trabaja han sido realizados siguiendo números áureos, secuencias de Fibonacchi y otras relaciones numéricas presentes en la naturaleza.

Más información: http://javierriera.com/